El miedo como maestro


Miedo, ese incómodo nudo en el estómago que nos dice que algo no va bien, esa presión en el pecho que nos impide dar un paso hacia delante, esa emoción que nos recuerda estar alerta y nos invita a alejarnos de los peligros. El miedo es al mismo tiempo limitante y beneficioso; nos hace conscientes de las amenazas del ambiente y nos activa el sistema de lucha o huída. Lo complicado en esta ecuación es discriminar entre amenazas reales y las percibidas, pues a veces huimos de sombras que nos parecen aterradoras y sin embargo éstas no son más que el reflejo de nosotros mismos.

El miedo al fracaso, a cometer errores, a no saber, a hacer el ridículo, el miedo al cambio o a lo desconocido, miedo a ser rechazados, miedo de no poder volver atrás…son limitaciones que nos coartan en nuestro crecimiento, pues detrás del miedo a menudo está la incertidumbre, la falta de información o el exceso de dudas; así, llenamos los vacíos de información con nuestra persona misma, y esto puede dar dos resutados: lucha o huída. Cuantas más veces hayamos vencido al miedo y tengamos la confianza en que seremos capaces, menos veces huiremos de esas situaciones que de vez en cuando nos paralizan, de este modo se puede decir que el miedo es una oportunidad de obtener confianza. Si hay algo que nos pueda ayudar a vencer el miedo es el apoyo en lo ya conocido, en lo alcanzado, en la sabiduría que reside en nosotros, en las experiencias previas….confianza en ti mism@.

La confianza, como el arte, nunca proviene de tener todas las respuestas, sino de estar abierto a todas la preguntas.
Earl Gray Stevens
El objetivo real del miedo es desafiarnos a romper cadenas, sin embargo lo confundimos con nuestro enemigo y no entendemos que nos ayuda a fortalecer el coraje y la determinación. Hay una pregunta necesaria cuando hablamos de miedo: ¿Qué cambiaría en tu vida si no tuvieses miedo? ¿Qué harías? ¿Qué conseguirías? Pues el miedo a veces también nos sirve de aliado para aislarnos, mantener el control sobre las situaciones, evitar la intimidad, escondernos tras él, nos permite la queja… ¿En qué te beneficia tu miedo? ¿Qué haces con éste? Por ejemplo, a veces el que tiene miedo de mostrarse vulnerable termina por mostrar una dureza en pos de que no se atisbe su miedo y/o vulnerabilidad.
El miedo también nos enseña a detenernos y evaluar riesgos y posibilidades, el problema está en cuando no somos conscientes de este proceso y nos lleva a una huida inconsciente que sólo alimenta alguno de nuestros miedos irracionales, pero si nos paramos, miramos al miedo a los ojos, lo reconocemos y hacemos de éste nuestro compañero, puede suponer una oportunidad para superar limitaciones y volvernos cada vez más capaces. El miedo nos da el regalo de reconocer y superar lo que nos limita.

nuestro miedo

Cuando el miedo se hace figura es una ventana de oportunidad, una posible luz en la oscuridad que ya conocemos; y esto si que asusta…esa sombra que nos pertenece, esa posibilidad de hacer algo diferente, esa oportunidad de dejar un poco de lado quienes venimos siendo para convertirnos en algo distinto, y poder observar las posibilidades creativas que se nos plantean. Regreso con la pregunta: Si no tuvieses miedo ¿Qué harías?
Te propongo unos pasos para poder aprender de tus miedos en vez de limitarte por ellos:
  1. Conoce tu miedo, identifícalo, mírale a los ojos y no evites su existencia, al fin y al cabo ya está ahí; y como los monstruos de debajo de tu cama, si no te atreves a mirarlos, cada vez se hacen más grandes!
  2. Admite tu miedo, nómbralo, sólo dejándolo salir a la superficie podrás ver con qué estas lidiando.
  3. Define su forma, investiga la historia de ese miedo; ¿Sale a menudo? ¿Cuando fué la última vez que te viste con él? ¿Y la primera? ¿Cómo aparece y qué le permites hacer contigo?¿Cuán fuerte es?
  4. Imagina lo que harías sin miedo, propón pequeños experimentos que puedan darte confianza para convivir con él, fija pequeñas metas y visualiza el resultado.

Finalmente decir que los miedos nos acompañan toda la vida, van variando su forma, cambiando su cara…estás a tiempo de observar algunos de ellos antes de que tu armario se llene de monstruos invencibles!

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *