De celos e infidelidades


Creo que todo el mundo ha sentido alguna vez los incomodos y penetrantes celos, en mayor o menor medida, hacia su pareja, entre amistades o incluso dentro de su familia…Los celos es una emoción universal que surge ante la amenaza real o imaginada de la pérdida de un vínculo afectivo; pero ¿Se pueden manejar los celos?

Como cualquier emoción, el problema no es que te inunde, aunque bien preferiríamos inundarnos de alegría, sino cómo la gestionamos,hay quienes ante la tristeza se estancan en ella, o ante la ira estallan en una agresividad irrefrenable; pues bien, con los celos vendría a pasar lo mismo; hay quienes saben gestionar mejor la emoción, y hay quienes se funden en la más absolutas de las paranoias celotípicas.

Dado que es uno de los temas estrellas en nuestras terapias o bien asunto discutido ampliamente en público y privado, hoy quería dedicar este post a esta incomoda emoción y a cómo podemos gestionarla en nuestra vida diaria.

Emoción de emociones

Aunque solemos referirnos a ella como una única entidad, lo cierto es que con ella llegan otra serie de sensaciones como inseguridad, traición, miedo, inquietud, sospecha, hostilidad, rechazo… De modo que lo primero que tendríamos que hacer sería ser conscientes de qué hay exáctamente detrás de esos celos, cuál es nuestra necesidad no cubierta.

Ante la amenaza de la perdida surge la rivalidad con quien parece ser la intromisión en el vínculo de dos, esa tercera persona real o imaginada; comienzan las hostilidades y el rechazo a nuestra pareja por la “traición” y a partir de aquí se desata el conflicto, el miedo a la pérdida, la alerta crónica ante cualquier signo de que lo imaginado es real o de que lo real es perpetuado.

Celos y vínculo afectivo

Ante la notable inquietud del “celoso” se sucede el disimulo, la ocultación, el contraataque y la culpa del “celosado” lo que poco a poco va debilitando aún más el vínculo afectivo. La intimidad se ve resquebrajada por la constante vigilancia y actitudes defensivas y hostiles, disminuye el número de interacciones positivas entre la pareja y lo que pudo comenzar siendo un traspiés en la relación se convierte en el abismo que los separa aún más.

Favorecer la comunicación, confiar en la pareja y dejar de lado pensamientos obsesivos son algunas claves para que un conflicto de este tipo no acabe en una separación inminente ya no a causa de los celos o infidelidad sino del nuevo sistema de relación que se crea con estas emociones negativas.

Celos e infidelidades

Los celos aparecen como hemos comentado ante el miedo de pérdida del vínculo, al sentir que nuestra pareja no esta siendo “fiel” al pacto, sea el que fuere, explicitado u omitido…así que no por menos queda hacer una reflexión sobre el significado de fidelidad.

Fidelidad proviene de “fides” que significa fe, creer, confiar, cumplir la promesa…al cumplir la palabra dada y el pacto (consensuado o no) se sostiene el vínculo con el otro y la coherencia con uno mismo. El problema llega cuando esta fidelidad suele hacer referencia a la exclusividad erótica, al monopóleo genital; no porque en sí éste sea malo, sino porque lo que en principio es un regalo libre se convierte en una exigencia y derecho. Es así en el momento en el nos creemos dueños de nuestra pareja, sentimos que nos pertenece; ya no sólo a nivel genital, sino en todos los ámbitos; de ahí no solo la consideración de infidelidad erótica sino del “adulterio del corazón” al compartir intimidad afectiva con otras personas.

Un 81% cree que aunque no haya penetración se puede ser infiel, sólo un 10% marca la penetración como frontera para la infidelidad.

No fallar implica muchos ámbitos de la vida y del pacto entre la pareja, el problema está en cuando el no fallar se transforma, se concentra y se obsesiona con el no follar. Y no me malinterpreten, cada uno puede tener sus propios pactos y acuerdos en pareja siempre que estos se hagan libremente y de mutuo acuerdo.

Ante una “infidelidad” es importante no concentrarse sólo en el “acto fallido” sino en todos aquellos momentos en el que no nos fallamos para poder mantener y reconstruir la confianza.

Confiar con fe

Construir confianza es uno de los propósitos más complicados después de haberla perdido: creer, hacerse creer y ser creíbles es un proceso largo y que requiere de gran coherencia dentro de nuestros hechos y dichos; es por eso que junto con la intimidad , la confianza es de las primeras cosas que se rompe ante los celos o una situación de infidelidad.

Como bien indica la palabra, se confía (con fe) haciendo una hipótesis de lo que ocurrirá en un futuro a partir de los datos disponibles, es decir, poniendo expectativas, y ya sabemos lo que ocurre con las profecías, a veces se autocumplen.

La desconfianza siempre se confirma a sí misma

De modo que ser cuidadosos con la coherencia de nuestros dichos y hechos, tener fe y hacer nuevas hipótesis buscando datos que afirmen resultados más positivos pueden ser claves para recuperar la confianza en la pareja.

Fidelizar

Leyendo un artículo acerca de las infidelidades de mi maestro Joserra Landarroitajáuregui me encantó la inclusión de este concepto de gran ayuda en el trabajo con este tipo de dificultades. Esta palabra tan marketiniana habla de la necesidad por parte de las marcas de ofrecer beneficios y mejorar el producto disponible para que los consumidores sean fieles a éste. Así las infidelidades en pareja suelen surgir por insatisfacción, ya sea sexual o afectiva, por necesidad de sentirse valorados, queridos, estimados y únicos; de manera que si quieres fidelizar a tu pareja trabaja en que tu producto le ofrezca mayores beneficios que costos; o dicho de otro modo, en el amor, se ama amando.

Hay que trabajar en los beneficios de la pareja ya que los costes vienen solos

El contrato como criterio

En terapia de parejas trabajamos mucho con los contratos puesto que cuando conocemos a nuestra pareja llevamos una serie de expectativas acerca del amor, de las necesidades propias que podemos satisfacer con éste y firmamos un contrato no consensuado ni compartido de lo que esperamos de esa relación y de nuestr@ compañer@; esto suele dar lugar a diversidad de conflictos no solo respecto a la compartibilidad erótica sino también al reparto de tareas, responsabilidades y límites de la pareja; al fin y al cabo, expectativas no cumplidas.

 

Algunas claves para la gestión de celos e infidelidades

  • Intimidad y comunicación son conceptos claves para hacer frente a los conflictos y solucionar los problemas dentro de la pareja.
  • Mucha fe; intentar aparcar los pensamientos obsesivos y confiar en el contrato; no hay nada más infiel que la fiscalización tramposa, invasiva o paranoide; no se puede pretender fidelidad a través de la incredulidad.
  • Concentrarse en no fallar y dejar de lado la jerarquía de la monopolización erótica, apreciar los detalles positivos, y evitar que los regalos se conviertan en derechos.
  • Fidelización: Trabaja en vender tu producto, no dejes de cuidar tu relación, pues a veces intentando “protegerla” de agentes externos sólo conseguimos una mayor distancia.
  • Jugar con las cartas que están sobre la mesa y no las que están debajo de ésta.

el verdadero amor

Si quieres leer más aquí te dejamos una breve bibliografía:

Breves reflexiones sobre infidelidad, adulterio y compartibilidad erótica de Joserra Landarroitajáuregui en el BIS de la AEPS

– Ellos, ellas y los celos: Una nueva mirada a un viejo problema de Esther Perez Opi en el Anuario 8 de la AEPS

Celos en pareja: Una emoción destructiva de Enrique Echeburúa y Javier Fernandez-Montalvo, Ed: Ariel 2010

– Documental Redes: ¿Para qué sirven los celos? 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *